Apertura de la vía aérea

por | 18/08/2017

En la anterior entrada de primeros auxilios vimos, por encima, como se realizaba el acercamiento y la primera valoración de un accidentado. En los siguientes artículos vamos a ir desgranando por partes el algoritmo que propusimos, para aclarar todas las dudas y afianzar conceptos.

Para ampliar información, te ruego que empieces leyendo el artículo anterior, de la valoracion del acidentado,  para poder seguir este de manera correcta.  Si ya lo has leído recordarás que empezamos a hablar sobre como valorar la consciencia y diferenciar que hacer si la víctima respira de forma eficaz o no. Pero, ¿cómo valoramos la respiración de una víctima inconsciente?

protocolo ver oir sentir

Valoracion de consciencia y respiracion

Lo primero que haremos en acercar nuestra oreja a la boca del paciente mirando hacia su pecho, para realizar lo que se conoce como: VER, OÍR y SENTIR.

VER: Puesto que nos hemos colocado mirando el pecho de nuestra víctima, debemos observar que existen movimientos torácicos y abdominales. Es decir que el pecho de nuestra víctima sube y baja, indicándonos que está respirando pues entra y sale el aire de sus pulmones.

OÍR: Al tener nuestra oreja cerca de su boca, debemos oír como el aire sale a través de ella.

SENTIR: Sentiremos el aire que sale de su boca, en nuestra mejilla.

No usar más de 10 segundos para valorar la respiración

Protocolo de apertura de vias respiratorias

En el caso de que nuestra víctima respire correctamente, debe cumplir todo lo descrito anteriormente. Si sufre de una obstrucción parcial de la vía aérea, la entrada de aire estará disminuida y generalmente será ruidosa. Si por el contrario nuestra víctima no respira, carecerá de cualquier movimiento respiratorio espontáneo a esto se le conoce con el nombre de apnea.

Nuestra víctima no respira, ¿qué hacemos?.

Lo primero que debemos de hacer ante una víctima que no respira es abrir su vía aérea, con este gesto sencillo podemos conseguir en algunos casos que el aire vuelva a circular por su aparato respiratorio. Para esto aprenderemos, dos técnicas:

Maniobra frente-mentón: Es la técnica más sencilla y la recomendada para profesionales no sanitarios, se realiza de la siguiente manera:

maniobra frente menton

Colocamos una mano sobre la frente del paciente y empujamos la cabeza suavemente hacia atrás.

Colocamos la punta de los dedos de la otra mano, bajo un punto del mentón del paciente y lo elevamos suavemente hasta que se estire el cuello.

Tracción mandibular: Es más compleja que la maniobra frente-mentón y suele utilizarse más en accidentados donde se sospecha lesión de columna cervical.

Colocamos el dedo índice y los otros dedos detrás del ángulo de la mandíbula en el hueso, parte dura, aplicando una presión constante hacia arriba y hacia delante para elevar la mandíbula.

Usando ambos pulgares, abrimos ligeramente la boca mediante un desplazamiento hacia abajo del mentón.

maniobra mandibular

Si sospechamos de lesión de columna cervical (accidentado de tráfico, si la víctima se ha caído desde una altura considerable, se ha golpeado el cuello) mantendremos la cabeza, cuello, tronco y espalda en posición neutra, la posición normal que adopta el cuerpo cuando nos tumbamos boca arriba, e intentaremos mover a la víctima lo menos posible. En esta posición realizaremos la tracción mandibular sin alterar la posición del cuello hasta que llegue personal cualificado.

Estos dos sencillos métodos tienen éxito en la mayoría de los casos donde la obstrucción de la vía aérea se produce por pérdida de tono muscular de la faringe. Tras realizar la maniobra debemos comprobar que es efectiva y el aire circula de manera correcta utilizando la secuencia VER, OÍR y SENTIR.

Si no se consigue la entrada de aire después de estas maniobras, deberemos buscar otras causas de obstrucción. Mirar en la boca por si hay un cuerpo extraño en este caso debemos…. Leer los siguientes artículos.

Espero que hayamos avanzado un poco más, para cualquier duda o consulta deja un comentario y así la solucionaremos para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *